domingo, enero 15, 2006

Si tuviera

Si tuviera ojos en la espalda
vería las muecas de los árboles,
no habría tropiezos del pasado
que me hicieran sancadillas
y tu risa me alcanzaría más rápido.